La lluvia de mis ojos, cual tormenta de verano.

La lluvia de mis ojos, cual tormenta de verano.

viernes, 11 de agosto de 2017

Sin más.

Me apetece hablar.
Hablar de lo malo:

Hablar de las torpezas.
Hablar de la distancia.
Hablar de los impulsos.
Hablar de lo que queremos y no podemos ser.
Hablar de los bloqueos.
Hablar de cuando te quedas dormido hablando conmigo.
Hablar de los celos.
Hablar de los bajones.
Hablar de los llantos.
Hablar de la paciencia (la poca que tengo).
Hablar de egoísmos.
Hablar de los vicios.
Hablar de palabras que cortan como cuchillos afilados.
Hablar de defectos.
Hablar de los despistes.
Hablar de los besos que no nos damos, y de las palabras que no decimos.
Hablar de arrepentimientos.
Hablar de recibir lo que das, y viceversa.
Hablar de que te mata la misma persona que te da la vida.
Hablar de lo que haces después de mandar a alguien a la mierda, y de lo vacíx que te sientes después.

Pero también quiero hablar de lo bueno:

Hablar de tu calma.
Hablar de tu entusiasmo.
Hablar, no de ti y de mi, si no de nosotros, y de lo que un día fuimos.
Hablar de las promesas.
Hablar de la lista.
Hablar de las noches de skype.
Hablar de tu sonrisa.
Hablar de mi risa instantánea cuando escucho tu risa. Y las carcajadas silenciosas por la noche aferrada al teléfono.
Hablar de los desayunos en la cama pendientes.
Hablar de sexo.
Hablar de unión.
Hablar del futuro (juntos).
Hablar de que no te olvido.
Hablar de lo mucho que te quiero.
Hablar de que eres bobo.
Hablar de sentimientos.
Hablar de tus ojos.
Hablar de sueños.
Hablar de propósitos.
Hablar de canciones que me recuerdan a ti.
Hablar del colacao frío y sin azúcar.
Hablar de que eres mi alegría.
Hablar de tu forma bonita de ser íncreible.
Hablar de mordidas.
Hablar de chupetones.
Hablar de la compenetración que nos define.
Hablar de que eres único.
Hablar de que hay un poco de ti en cada parte a la que voy.
Hablar de como pusiste mi mundo patas arriba y ya no hay nadie más que lo pueda poner en su sitio.
Hablar de gemidos, y de vecinos molestos.
Hablar de chistes malos.
Hablar de Junio.
Hablar de Diciembre.
Hablar de Abril.
Hablar de que no soy para tanto.
Hablar de que soy para ti.
Hablar de la forma en la que puedo tocar el cielo sin levantar los pies del suelo cuando te beso.
Hablar de cómo nos matamos, y de cómo nos damos la vida.

Solo quiero hablar de todo lo que nos aleja, y de lo que hace que estemos tan unidos, haciéndonos felices.

miércoles, 14 de junio de 2017

Las ganas de quererte y que me quieras.

Las ganas de sentirte.

Las ganas de dormirme en tu pecho una noche.

Las ganas de coger un sitio cualquiera y hacerlo nuestro rincón favorito.

Las ganas de derretirme cuando me miras.

Las ganas de recorrer tu espalda con mis dedos.

Las ganas de compartir atardereces contigo.

Las ganas de hacerte mío.

Las ganas de no perderte, de recordarte, y de sonreír.
Las ganas de que me hagas reír, que me mires, y me hagas sentir.

Las ganas de que me desordenes.

Las ganas de que 7 horas contigo, parezcan 7 minutos.

O esas ganas de arrancarte la ropa.

Las ganas de enamorarte.
Y de que te enamores de mi.

Las ganas de sentir tu piel, rozar con la mía.

Ganas de sentir ese miedo que se siente cuando una persona te importa tantísimo.

Las ganas de superar todo contigo (y cuando digo todo, es todo)

Las ganas de noches de pelis, de besos, de caricias, de miradas, de sexo.

Y, esas ganas de que me des la vida y me la quites a la vez, ¿qué?

O las ganas de enfadarnos y hacer las paces porque no podemos estar separados ni un minuto.

Esas ganas de que conviertas mis puntos en comas, (o de que me comas y punto)

Las ganas de que cambies mi destino, y de que sea un antes, y un después, pero de ti.

martes, 2 de mayo de 2017

Sin título.

Quiero proponerte algo.

Te propongo un viaje. Un largo viaje que podamos hacer juntos sin preguntarnos el porqué. Sin pensar.
Te propongo provocar una catástrofe a causa de nuestras locuras.
Te propongo infinitos momentos a mi lado.
Te propongo dar un vuelco a nuestras vidas en cuestión de segundos.
Te propongo cometer errores y luego descubrir soluciones para enmendarlos.
Te propongo revivir nuestros días.
Te propongo un beso por cada agobio.
Te propongo segundos.
Te propongo minutos.
Te propongo horas.
Te propongo tiempo a mi lado.
Te propongo largas llamadas, al igual que mensajes.
Te propongo algo que sea más que "tú" y "yo".
Te propongo un nosotros.
Te propongo lo imposible.
Te propongo un comienzo.
Pero dudo proponerte un final.
Te propongo todo lo que quieras siempre y cuando lo hagamos juntos.
¿Y bien?

viernes, 14 de abril de 2017

Quiero tus susurros al oído y tus besos en mi cuello.
Quiero tu sonrisa en mis labios y tu cuerpo encima del mío.
Quiero ahogar al silencio en gemidos.
Quiero hacerlo todo a tu lado, y ver el mundo agarrada a tu mano.

No quiero saber horas, 

ni fechas, 
ni sitios.
Solo lugares: tú,

No quiero querer nada, solo a alguien.

Sólo a ti, y que con eso sea suficiente.

No quiero saber las diferencias entre tu cuerpo y el mío.


Soy de las que se enamoran como una idiota,

y folla como hija de puta.

Pero ahora mi cama está desierta y con ella, el tiempo vacío (ironías de la vida)


Bah.
 

Que le den al desastre que tengo en la cabeza al no tenerte cerca, y a la cadena que ata el tiempo por tenerte lejos.

He perdido la coherencia.


No se si me muero o mi vida eres tú, y me faltas.


Paradoja.


sábado, 1 de abril de 2017

Por qué te quiero.

Un día se me ocurrió preguntarme por qué te quería tanto.
Intenté encontrar una respuesta coherente pero mi cabeza estaba completamente en blanco.
Y no por falta de sentimientos, si no por un exceso de ellos. En mi cabeza habían tantos motivos que no era capaz de ordenarlos todos.
Y ahora, que los he ido recopilando, me gustaría escribir todos y cada uno de ellos:
Te quiero, porque me dejas.
Te quiero, porque me quieres.
Te quiero por el cariño que le pones a todo, como si quisieras hacerme feliz.
Te quiero por cómo me tratas.
Te quiero por tu paciencia.
Te quiero por tus consejos.
Te quiero por tomarte las cosas con tanta calma e intentar transmitirmela.
Te quiero por las ganas que le pones a todo.
Te quiero por tu sinceridad.
Te quiero por cómo demuestras que te importo.
Te quiero porque me tienes en cuenta, y por cómo cumples todas y cada una de mis expectativas.
Te quiero porque aciertas cuando todo es un error.
Te quiero porque no me importa partirme el pecho escribiendote todo lo que siento (y lo hago con gusto)
Te quiero porque contigo me siento a salvo, me siento protegida.
Te quiero porque siento que la vida no es vida si no estás tú para vivirla a mi lado.
Te quiero porque sí, porque te quiero y punto.

lunes, 6 de marzo de 2017

Podría.

Podría definirte como la historia más bonita capaz de vivir una persona junto a alguien que ama.
Podría definirte como Venecia.
Como el olor a lluvia después de un día de tormenta.
Como la sangre que recorre mis venas.
Como un cigarro después de un buen polvo.
Como llegar a casa después de un día entero y quitarte esos tacones que tanto molestan pero tan preciosos son.
Como una canción de Demi.
Como un orgasmo.
Como una sonrisa.

Podría definirte como una rosa con espinas (a veces da placer, y a veces te quita la vida)
Como un concierto lleno de gente.
Como los 20 minutos de antes de que suene la alarma.
Como una calle a rebosar de gente llena de vidas vacías.
Como el vestido del 31 de Diciembre.
Como un lunes en la cama.
Como 2014.
Como un bote de nutella recién abierto.
Como un escalofrío que va de la cabeza hacia los pies (y se siente bien)

Podría definirte como un atardecer en la playa.
Como esa serie que tanto me gusta, o esa canción que a pesar de ser de 2011 sigues escuchando una y otra y otra vez.
Como una droga que mata pero engancha.
Como la duda y la indecisión de la mano.
Como una despedida llena de abrazos y lágrimas.
Como un nudo en la garganta.
Como las mariposas en el estómago.
Como mis ganas de volver el tiempo atrás.
Como muchas cosas que no soy y a pesar de eso me gustaría ser.


Podría definirte.
Podría.
Pero se queda en podría.

viernes, 17 de febrero de 2017

Quiero estar soltera, pero contigo - Isabelle Teissier

“Quiero que vayas a tomarte una cerveza con tus amigos, para que al día siguiente tengas resaca y me pidas que vaya a verte porque te apetece tenerme entre tus brazos y que nos acurruquemos. Quiero que hablemos en la cama por la mañana de todo tipo de cosas, pero algunas veces por la tarde; quiero que cada uno haga lo que quiera durante el día.
Quiero que me hables sobre las noches que sales con tus amigos. Que me digas que había una chica en el bar que te ponía ojitos. Quiero que me mandes mensajes cuando estés borracho con tus amigos para que me digas chorradas, sólo para que puedas estar seguro de que yo también estoy pensando en ti.
Quiero que nos riamos mientras hacemos el amor. Que empecemos a reírnos porque estamos probando cosas nuevas y no tienen sentido. Quiero que estemos con nuestros amigos, para que me cojas de la mano y me lleves a otra habitación porque ya no puedes aguantarte más y tienes ganas de hacerme el amor ahí mismo. Quiero intentar permanecer en silencio porque hay gente y nos pueden oír.
Quiero comer contigo, que me hagas hablar sobre mí misma y que tú hables sobre ti. Quiero que discutamos sobre cuál es mejor, la costa norte o la costa sur, el barrio occidental o el oriental. Quiero imaginar el apartamento de nuestros sueños, aun sabiendo que probablemente nunca vivamos juntos. Quiero que me cuentes tus planes, esos que no tienen ni pies ni cabeza. Quiero sorprenderme diciendo: “Coge tu pasaporte, que nos vamos”.
Quiero tener miedo contigo. Hacer cosas que no haría con nadie más, porque contigo me siento segura. Volver a casa muy borracha después de una buena noche con amigos. Para que me cojas la cara, me beses, me uses como tu cojín y me abraces muy fuerte por la noche.
Quiero que tengas tu vida, para que decidas irte de viaje unas semanas por puro capricho. Para que me dejes aquí, sola y aburrida, deseando que salte tu carita en Facebook diciéndome “hola”.
No quiero que siempre me invites a tus juergas, y no quiero invitarte siempre a las mías. Así, al día siguiente puedo contarte cómo fue la noche y tú puedes contarme la tuya.
Quiero algo que sea simple y, a la vez, complicado. Algo que haga que, a menudo, me haga preguntas a mí misma, pero que, en el momento que esté contigo en la misma habitación, desaparezcan todas las dudas. Quiero que pienses que soy guapa, que estés orgulloso de decir que estamos juntos.
Quiero que me digas te quiero y, sobre todo, poder decírtelo yo a ti. Quiero que me dejes andar por delante de ti para que puedas ver cómo se mueve mi culo de lado a lado. Para que me dejes arañar las ventanas de mi coche en invierno porque mi culo se contonea y eso te hace sonreír.
Quiero hacer planes sin saber si al final los realizaremos. Estar en una relación clara. Quiero ser esa amiga con la que adoras quedar. Quiero que sigas teniendo el deseo de tontear con otras chicas pero que me busques a mí para terminar la noche juntos. Porque quiero ir contigo a casa.
Quiero ser esa a la que le haces el amor y después te quedas dormido. La que te deja en paz cuando estás trabajando y a la que le encanta cuando te pierdes en tu mundo de música. Quiero tener vida de soltera contigo. Porque nuestra vida de pareja sería igual que nuestras vidas de solteros de ahora, pero juntos…
Un día, te encontraré"