La lluvia de mis ojos, cual tormenta de verano.

La lluvia de mis ojos, cual tormenta de verano.

lunes, 9 de junio de 2014

Capas frágiles.

Lo que pudo existir brilla un instante, luego deja sus sombras marcadas para siempre. Fue tiempo de soñar, y sin embargo, estaban las cartas ya repartidas.
Superar, sobreponerse: palabras que sitúan a la persona por encima de lo sucedido. Entonces esto, atraviesa todas las capas.
Y, ¿Dónde situarse cuando el abismo es todo lo que hay?

¿Porque vale la pena seguir?

Pero toda historia tiene sus momentos trágicos, sus contras, sus defectos. Y ahí es cuando todo se volvía gris.
Era una hermosa y triste tragedia, sentir que tienes el mundo en las manos, pero que poco a poco se te va resbalando, hasta caer al suelo y romperse. Sentir que pierdes en cuestión de segundos, eso que te ha costado años conseguir. Increíble como cambian las cosas de un momento a otro. Pestañeas, cierras los ojos, y al volverlos a abrir, ya nada es igual. Quizás pedimos demasiado, quizás perdimos por miedo a perder, quizás, quizás, quizás... 
En tu cabeza solo hay quizases, quizases y preguntas, un cómo, un porque, un cuando... Preguntas sin respuesta, pues sabes que ni el tiempo las conseguirá responder.
Cuesta creerlo, al principio duele, pero toda herida sana. Pero eh. Siempre quedarán cicatrices. Cicatrices que recuerdan lo débil que fuiste, lo poco que aguantaste, todo lo que perdiste, los errores, las insuficiencias...
Tu mundo se desmorona, y no puedes hacer nada, solo permanecer sentada, y ver como se destroza, como te destrozas.
Entonces las preguntas siguen, '¿Quien va a quererme a mi, con todos mis pedazos rotos?' cuestionas. Pero ay, ¿Que será de ti, pequeña?
Entonces, comprendes que nada merece la pena, que nadie podrá volverá a unir todos los pedazos rotos de la persona que algún día fuiste. Y te desvaneces, desciendes, ya nada puede salvarte.

sábado, 7 de junio de 2014

Los momentos impactantes.

Mi teoría sobre los momentos... Los momentos que impactan. 
Mi teoría, es, que esos momentos impactantes, esos destellos de gran intensidad que ponen patas arriba nuestras vidas, son los que acaban definiendo quienes somos. 
Un momento impactante cuya capacidad de cambio tiene un efecto expansivo que va mucho más allá que lo predecible. Qué hace que algunas partículas choquen entre sí y acaben acercándose más que antes. Y que manda a otras, girando sin parar hacia otras aventuras aterrizando donde jamás pensaste encontrarlas.
Sí, eso es lo que pasa con esa clase de momentos que por más que los intentes controlar, te afectan. Y lo único que puedes hacer, es esperar a que las partículas que colisionan, aterrizan donde puedan, y esperar a la siguiente colisión.