La lluvia de mis ojos, cual tormenta de verano.

La lluvia de mis ojos, cual tormenta de verano.

miércoles, 14 de junio de 2017

Las ganas de quererte y que me quieras.

Las ganas de sentirte.

Las ganas de dormirme en tu pecho una noche.

Las ganas de coger un sitio cualquiera y hacerlo nuestro rincón favorito.

Las ganas de derretirme cuando me miras.

Las ganas de recorrer tu espalda con mis dedos.

Las ganas de compartir atardereces contigo.

Las ganas de hacerte mío.

Las ganas de no perderte, de recordarte, y de sonreír.
Las ganas de que me hagas reír, que me mires, y me hagas sentir.

Las ganas de que me desordenes.

Las ganas de que 7 horas contigo, parezcan 7 minutos.

O esas ganas de arrancarte la ropa.

Las ganas de enamorarte.
Y de que te enamores de mi.

Las ganas de sentir tu piel, rozar con la mía.

Ganas de sentir ese miedo que se siente cuando una persona te importa tantísimo.

Las ganas de superar todo contigo (y cuando digo todo, es todo)

Las ganas de noches de pelis, de besos, de caricias, de miradas, de sexo.

Y, esas ganas de que me des la vida y me la quites a la vez, ¿qué?

O las ganas de enfadarnos y hacer las paces porque no podemos estar separados ni un minuto.

Esas ganas de que conviertas mis puntos en comas, (o de que me comas y punto)

Las ganas de que cambies mi destino, y de que sea un antes, y un después, pero de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario